Clima y ropa adecuada

icono clima

El clima de París se caracteriza por carecer (por lo general) de temperaturas extremas. Los inviernos son suaves. En los meses más fríos, finales de diciembre, enero y febrero, el termómetro no suele bajar de los 0º, oscilando entorno a los 4º – 7º, aunque tampoco resulta extraño una helada o incluso una nevada. Si viajas en esta época tendrás que incluir un buen abrigo y calzado adecuado (botas) en tu equipaje. El paraguas y el chubasquero son recomendables no sólo en invierno sino, prácticamente, en cualquier mes del año.

Salvo olas de calor, visitar París en verano puede resultar muy agradable. El calor sofocante no es lo habitual y superar los 30º, incluso en pleno agosto, es una excepción. Las temperaturas normales se sitúan entre los 24º y los 28º. En esta época, incluye ropa ligera y cómoda: camisetas, blusas, bermudas… una chaquetita nunca está de más porque por la noche, refresca y además, en cualquier momento te puede sorprender una tormenta veraniega.

En primavera y otoño, la ciudad luce especialmente bonita con sus jardines en flor o con los colores de los árboles en otoño. Son estaciones en las que el tiempo es muy variable. Para la primavera, ropa ligera incluyendo un jersey o un blazer y para el otoño, fundamental algo más de abrigo por si acaso el invierno se presenta antes de tiempo.

No olvides: calzado cómodo (para los largos paseos), chubasquero y abrigo en invierno y, sea la época del año que sea, un elegante vestido (ellas) o traje (ellos) para acudir a algún espectáculo,  ópera, musical, cabaret… o simplemente para ir a cenar a alguno de los encantadores restaurantes parisinos.

Opina

*

diecisiete − trece =