París en tres días

 

Vistas de París

Partiendo del itinerario previsto para ver París en dos días, te proponemos una buena opción para aprovechar al máximo ese tercer día de estancia (y esa noche que no puedes desperdiciar).

Día 1

Mañana:

Torre Eiffel. Imprescindible punto de partida para tener una primera visión del monumento más famoso de París. Palacio de los Inválidos (catedral de San Luis y tumba de Napoleón). Île de la Cité para visitar la impresionante catedral gótica de Notre Dame.

Pausa para comer y descubrir el encanto del Barrio Latino.

Tarde:

* Campos Elíseos y Arco del Triunfo. Disfruta de la avenida más importante de París y de una de las calles más bellas del mundo.

Noche:

* Romántico paseo por el Sena, viendo las luces de París a bordo de uno de los típicos Bateaux Mouche.

Día 2

Mañana:

* Montmartre y basílica del Sagrado Corazón. Descubre el barrio de los pintores y la preciosa basílica de cúpulas blancas que corona la colina de Montmartre.

Tarde:

* Dos propuestas: acercarte a descubrir algunas de las maravillas del Museo del Louvre o  tener una inolvidable tarde de shopping visitando alguno de los famosos grandes almacenes del boulevard Hausmman, Galeríes La Fayette o Printemps.

(recorrido detallado en itinerarios: París en dos días)

Noche:

Para tu segunda noche en París, tienes opciones capaces de adaptarse a tus preferencias. Una buena idea es visitar el mítico Moulin Rouge y disfrutar de un espléndido espectáculo en el que no faltará el tradicional y parisino cancán. Si prefieres descubrir la cara más vanguardista, cool y chic de la noche de París, acércate al barrio de Le Marais, lleno de cafés, pubs y discotecas.

DÍA 3

Mañana:

* La oferta cultural de la ciudad es tan extensa que si dispones de un tercer día no puedes dejar pasar la oportunidad de visitar alguno de sus grandes museos. Si te gusta la pintura impresionista (¿a quién no?), no te pierdas el Museo de Orsay, ubicado en la antigua estación del mismo nombre. Van Gogh, Cezanne, Degas, Monet… obras cumbres representativas de este movimiento. Puedes completar la visita acercándote al Museo de L’Orangerie (a escasos metros) para asombrarte con la espectacular obra Les Ninphéas de Manet y con la espectacular colección que incluye pinturas de Renori, Picasso o Matisse entre otros.

Tarde:

* Si dispones de tiempo por la tarde, no abandones París sin dar un paseo por el encantador barrio de Montparnasse y sube a la torre del mismo nombre, símbolo del nuevo París en competencia directa con la torre Eiffel. Con sus 210 metros de altura, las vistas desde su terraza panorámica serán un recuerdo imborrable de la ciudad a tus pies.

Opina

*

dieciseis + diecisiete =